Rogue One: todos deben crecer alguna vez, incluso Star Wars

Debo comenzar aclarando un par de cosas, la primera es que no soy fan de Star Wars, la segunda que no he disfrutado particularmente ninguna película de Star Wars pre Disney, con la notable excepción de El Imperio Contraataca.

Ahora, ayer – lunes 12 – fui durante la mañana a ver una función de prensa de Rogue One, la nueva película de Disney sobre el universo Star Wars.  Puedo adelantar que me gustó, muchísimo y coincidí con casi todos los fans y gente más conocedora de la saga que estuvo en la sala conmigo en que era la mejor película de la serie.

La premisa de la película es simple, un grupo rebelde busca los planos de la estrella de la muerte – si, ese satélite artificial de tamaño de un planetoide que se acerca a los planetas sin alterar su gravedad ni generar problemas de ningún tipo – para facilitar su destrucción.

Recordemos que en la Star Wars original los planos han sido obtenidos mediante un sacrificio enorme y que esos planos fueron usados para que Luke metiera un misil por un agujero pequeño y acertara (por qué todos sabemos que disparar a blancos pequeñísimos desde un caza espacial, perseguido por tropas imperiales es un skill básico de todo granjero) logrando la primera gran victoria de la rebelión.

Los doce del patibulo bothan
En busca del destino: el equipo de la Rogue One.

 

Más allá de esta simple premisa Rogue One es una historia que hila bastante bien las dos características principales de las dos trilogías de Lucas; el politiqueo de las precuelas y la acción de la segunda.  Con una – varias – diferencia notable; Personajes creíbles, empáticos, con los que te identificas rápidamente  y que terminan haciéndote sentir feliz o triste por sus triunfos y desventuras, además de un enemigo creíble, no por lo despiadado pero si por lo real.

Como la película aun no se estrena, no meteré spoilers, que si los mencionaremos en el Langoy; el podcast donde participo  y donde haremos un análisis en extenso de la película la próxima semana. Pero puedo hacer un breve y no detallado de los méritos y deméritos de la película.

A favor:

  • Humanidad de la película, tanto los personajes del imperio como de la rebelión son humanizados de una forma que no se había visto hasta entonces.
  • Personajes, la mayor parte de ellos están bien escritos, algunos de ellos son memorables.
  • Alan Tudyk, no se puede decir más. (Netflix, hazte una y devuélvenos a Firefly) se despacha al mejor Droide del universo Star Wars, y quizá el robot más humano del cine desde Jhonny Five.
  • Los guardianes del templo Jedi. Ni una palabra más.
  • Forrest Whitaker, sirviendo de puente entre las series animadas y el cine.
  • Es la película más adulta de la serie, claramente pensada para los que vieron la saga original y pensaron que las precuelas eran tontas e infantiles y no se terminaron de tragar Episodio VII
  • Fan Service, una muestra de que se puede usar y no parecer ni forzado, ni estúpido ni una película de DC.

En contra.

  • NI  UN PUTO BOTHAN, se supone que  murieron muchos para conseguir los planos de la Estrella de la Muerte, pero no se vió ni uno. (CORRECCIÓN, me dicen que los Bothan murieron para la segunda estrella de la muerte, la que era más grande pero igual de defectuosa)
  • El CGI – ese que Lucas quería que metieran más – en un par de personajes canta demasiado.

En resumen, más allá de los méritos de la película – Gareth Edwards ha logrado una película de guerra no solo convincente, memorable, con un feeling muy clásico, con detalles que te acercan a los Cañones de Navarone y otros tantos a Los Doce del Patíbulo y al mismo tiempo sorprende, pues no tiene ninguno de los elementos que asociaríamos a un película de Disney.

Terminé de ver la película emocionado y conmovido, lo que para alguien con poco cariño por la saga es un montón.

Nota aparte a la elección de la sala,  nos vendieron que era la mejor sala del País. El sonido era muy opaco, inferior al de otras salas de Cineplanet, la calidad de la imagen no era todo lo buena que nos vendían, pero si se notaba deslucido y con poco brillo y por momentos el 3D se desenfocaba, para esa calidad de imagen hay muchos cines dentro de la ciudad que nos pueden ahorrar esos problemas y el desplazamiento hasta San Juan de Miraflores.