Goldie Vance, como la nostalgia puede ser reinventada.

Arranquemos con una declaración; Hope Larsson es una de las mentes más brillantes de su generación y posiblemente su tiempo en Batgirl redefina al personaje en formas tan notables como Gail Simone redefinió a Bane y los Secret Six.

Argumentos? Larsson es capaz de sintonizar con el zeitgeist de una manera precisa, sin excesos y al mismo tiempo es capaz de crear personajes graciosos y sensibles, que calan de manera sencilla y perdurable, bajo la ilusión de una simplicidad que no es tal.

Eso, señores, es difícil y esta señora lo maneja como si nada.

Goldie Vance es una historia que prueba lo mencionado antes;  Goldie es una adolescente que vive en un hotel, con su padre – un hombre divorciado de raza negra, administrando un hotel de los cincuentas – y trabaja como valet parking en el mismo hotel. Su mejor amiga desea ser astronauta y trabaja como recepcionista mientras junta dinero para estudiar.

goldie-vance-001-000

Goldie Vance, Desde los años cincuenta que no fueron a la actualidad que no será.

Si, en los cincuentas.

Larsson construye una historia absolutamente actual, usando un entorno nostálgico para hacer que algo que tiene puntos en contacto con Johnny Quest, con el cómic clásico americano – hay una ingenuidad digna de Archie en algunos momentos – pero tambien emparenta con el cine adolescente y  con Twain.

Lectura imprescindible, por un lado, pueden desear conocer a  una de las autoras más interesantes del cómic americano y por otro, por qué es una historia que ningún aficionado comiquero debería perderse.