Adios a Nokia, hola a Microsoft Mobile

imgnokia 61201

Tengo un Nokia 6120 Classic en el cajón de mi escritorio. Lo compré a inicios del 2008 y lo tuve hasta el año siguiente,  fue el último teléfono celular tradicional que tuve, a partir de ahí solo compré smartphones.

Sigo pensando qué es el mejor teléfono celular que tuve en mi vida y cuando necesito cargar un teléfono que no me abandone, que funcione  y tenga señal en cualquier lado, y funcione sin motivo de queja, le meto el chip y salgo a la calle con él.  Sigue siendo un teléfono sobrio y bien diseñado y Symbian corre  como si no nada.

Nokia sabía hacer teléfonos. Así de simple.

Terminales de gran calidad, memorables. Todos los que hemos usado uno lo recordamos, incluso los usamos de parámetros para medir factores como señal, duración de batería o resistencia de otros terminales.

Pero todo acaba y Nokia se ha ido, cocinada por Elop y engullida por Microsoft para convertirse en lo que viene siendo desde hace algunos años, el estandarte de un sistema operativo que no termina de despegar, instalándolo en estupendos, realmente estupendos teléfonos que tienen la presión de capturar una cuota de mercado para la que llegaron tarde.

Pero igual, eso será con otra identidad, Microsoft Mobile, por qué esa Nokia que nos hacía pensar que los celulares eran indestructibles ya no está más. Muchas gracias por los recuerdos y adiós, mándale saludos a Palm.