Kubuntu 14.04 es lanzado mientras que el escritorio – en Linux – se resiste a morir

cover

Que el futuro de la computación pasa por lo móvil y la nube es algo que tenemos claro ya hace mucho la mayor parte de los que solemos tirar un ojo a ese universo. Pero eso no significa necesariamente que el paradigma tradicional de computador de escritorio está terminado más bien que la computación de escritorio estará orientada – cada vez más – a un nicho, compuesto por los usuarios que no quieren o no pueden hacer el cambio, por temas de elección personal o simplemente por qué sus labores le impiden cambiar una desktop – y su potencia bruta – por un dispositivo móvil.

Durante los últimos años, mientras Android e IOS se sacan los ojos en los dispositivos móviles, la computación de escritorio ha pasado por unos cambios que si bien no son traumáticos, son significantes.

La transición de Windows 7 a 8 es quizá lo más traumático que vamos a ver en el desktop en tiempo, con una empresa apresurando el ingreso del paradigma móvil en la GUI de su sistema orientado a  escritorio, como una manera de obligar al usuario a asumir que el escritorio tradicional está perdiendo peso.

Ubuntu comenzó a aproximarse al concepto de interfaz móvil con Unity desde abril del 2011, pero su spinoff con KDE sigue manteniendo su propia agenda actualizando a las versiones más recientes del entorno de escritorio basado en QT.

Dejo claro que siempre he sido usuario de KDE y que prefiero, por lejos, la estética de las aplicaciones basadas en QT además de su enfoque de dejar el poder de decidir como trabajar en manos del usuario en lugar de quitarle todo el poder de elección en manos de una simplificación arbitraria, como en GNOME.

Kubuntu LTS 14.04 ha salido hoy y suma a la estabilidad de las versiones Long Term Support KDE 4.13, probablemente una de las últimas versiones antes del lanzamiento de KDE Frameworks 5.

¿Lo nuevo? Poco, un KDE más pulido, mejor interacción con Android gracias a KDE Connect y algunos applets cambian para mejor, el sistema de módulos de control se hace más estable y se reemplaza el sistema de indexado semántico de metadata de Nepomuk a Baloo. Es decir, Baloo es más rápido y eficiente que Nepomuk y el sistema de control es mejor.  Pero la muerte del paradigma de escritorio es inevitable, KDE 4 es quizá el entorno de escritorio libre más pulido en este momento, pero salvo su versión para tablets – Plasma Active no ofrece nada que se diferencie demasiado de Android.

Kubuntu 14.04 es – como suelen ser los lanzamientos de Kubuntu de un tiempo a esta parte – una buena distro KDEera, pero tiene un par de problemas grandes, el primero se deriva directamente del interés de Canonical por Unity – que próximamente buscará la convergencia abandonando GTK+ y GNOME optando el binomio QT/QML; los pilares de KDE Frameworks 5 –  no ofrece ni sorpresas ni ventajas inherentes frente a cualquier distro de Linux basada en KDE. El segundo problema es más bien coyuntural, en un mundo en que el escritorio se extingue, una distribución de  linux orientada al escritorio más tradicional como KDE no va a tener fácil ganar nuevos usuarios. Por más buena que sea.

Noticia de lanzamiento Kubuntu 14.04: Sitio web de Kubuntu