Baterias AA: como alimentar correctamente a tus flashes de zapata.

Un flash de Zapata es una de las cosas más simples y más útiles del mundo de la fotografía. Son fuentes portátiles de luz que están alimentadas por electricidad, esta puede ser generada tanto por una batería doble A – las pilas de toda la vida – como por una batería externa, para los flashes que poseen un puerto dedicado. En otros casos – y usuarios más avanzados – suele modificarse el flash para que acepte una fuente de poder externa que puede ser desde un transformador hasta una batería de alta capacidad.

Sin embargo vamos a concentrarnos en las clásicas baterías recargables.

Cuando compras un flash de zapata te encontrarás en que usualmente necesita cuatro baterías AA,  aunque pueden existir casos en que necesite solo dos o por el contrario necesite seis o más, dependiendo de la potencia del flash. Las baterías tradicionales – las pilas no alcalinas – no sirven para iluminar con flash, después de unos cuantos disparos se quedan sin potencia y hay que cambiarlas mientras las baterias alcalinas suelen dar no solamente bastante potencia si no una duración razonable.

¿Cual es el problemas con las alcalinas?

En realidad son varios:

  1. El  más claro es que cuestan dinero, es decir, cada vez que tengas que alimentar tu flash, tendrás que comprar otro juego y dependiendo de la frecuencia de uso y de la potencia de tu flash puede llegar a ser pronto una cantidad importante.
  2. Cuando van perdiendo carga, el flash “sufre” más para refrescar y toma más tiempo entre disparos.
  3. Una vez que has terminado de usarlas, tienes un juego de pilas sin utilidad, que contaminará el planeta.

Lo recomendable es, como imaginarán, usar pilas recargables.  El tema es que incluso las pilas recargables – dentro de su simplicidad – requieren una serie de consideraciones básicas que hay que tener en cuenta:

Existen muchos tipos de baterías recargables, las más usadas para flashes de zapata son las  NiMH, casualmente son las más comunes.

Mientras las baterías alcalinas suelen señalar un voltaje de 1.5 voltios y las baterías NiMH uno de 1.3 en realidad las últimas son más potentes. Primero por qué la potencia nominal en la batería se refiere a una potencia pico, en el momento de mayor poder de la misma y la batería alcalina desciende rápidamente mientras la NiMH la mantiene de una manera más estable, pero además tiene una mayor intensidad en miliamperios. Otro detalle; el flash de zapata no está alimentado directamente por las pilas, más bien  por un condensador, que es alimentado por un una fuente de poder de 300v que extrae energía de las baterías y finalmente un disparador la “prepara” para ser liberada en microsegundos a una gran intensidad.   Es decir, la potencia de la batería no  pesa tanto  como la intensidad de la misma. Otro detalle, la batería alcalina tiene una mayor resistencia interna que las de NiMH por lo que la velocidad a la que entrega energía a la fuente de poder es menor en el caso de las primeras.

Resumen: la diferencia de voltaje entre alcalinas y recargables NiMH carece de importancia.

Entonces  ¿qué es lo que tienes que hacer? si te interesa la fotografía con flashes de zapata – también llamada Strobist –  lo más sensato es concentrarte en comprar baterías recargables NiMH, de la mejor calidad posible o en todo caso de marcas reconocibles y confiables.

Recomendaciones:

  • Imedion 2700 (más complicadas de conseguir localmente)
  • Sony Cycle Energy
  • Sanyo Eneloop (aunque ahora que Sanyo ha sido adquirida por Panasonic terminará desapareciendo como marca y probablemente las encuentres en unos meses como Panasonic Eneloop)

Cualquier otra batería recargable de buena calidad sirve, pero asegúrate de investigar la marca y evita marcas genéricas como Camelion, GP o similares.

Cargadores:

Primer consejo, los cargadores Sony Cycle Energy son buenos cargadores, baratos y fiables. Segundo consejo, eventualmente tendrás más de un flash y más de un juego de baterías, lo que terminará obligandote a tener o muchos cargadores o conseguir cargadores de muchas bahías. como el Tenergy TN-160, capaz de cargar hasta 12 baterías de modo independiente.

Otra buena idea es conseguir un cargador Lacrosse, cualquiera de la  serie BC, capaz de no solamente cargar la batería, sino de emparejarlas y restaurarlas

Emparejar baterías; es agruparlas por similares capacidad de carga, teniendo en cuenta que a raíz del uso esta capacidad disminuye.

Restaurar baterías; muchas baterías dejan de aceptar carga y son desechadas como “muertas” un carcador que pueda restaurar baterías, puede rescatar muchas de esas baterías y extender su vida útil

De esta manera puedes gestionar más apropiadamente tus baterías recargables y ahorrar dinero, algo que no notarás en un primer momento, con un solo flash de zapata y uno o dos juegos de baterías, pero si en un momento determinado llegas a tener seis o más flashes y dos o tres juegos de baterías por flash es algo que tendrás en cuenta.

Claro, llegado a ese momento, también estarás listo a pensar en los battery pack.